08/04/14/

Araceli Mangas, nueva académica de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas

Madrid, 8 de abril de 2014.- La catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales D. Araceli Mangas Martin ingresó como académica de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. En un solemne acto, leyó su discurso Humanización, democracia y estado de derecho en el ordenamiento internacional, y le contestó en nombre de la corporación el académico D. Santiago Muñoz Machado. Araceli Mangas es la tercera mujer elegida académica de número en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

En su discurso, la nueva académica recordó a sus maestros en el ámbito del derecho internacional y se refirió a sus predecesores en la medalla número nueve. “Será un orgullo y un difícil compromiso ser académica con la medalla que portaron grandes figuras de la vida patria en los casi 160 años de existencia de esta academia; esta medalla estuvo en manos de políticos como el que fuera presidente del Consejo de Ministros y ministro en varias ocasiones, D. Francisco de Silvela”, señaló. Respecto de D. Juan Antonio Carrillo Salcedo, dijo: “No es una tarea sencilla poner de relieve la rica vida de mi predecesor en sus perfiles docente, investigador y de servicio público a España y a Europa, a esa Humanidad en la que tanto pensó y a la que tanto defendió”.

Nuevos valores en el derecho internacional

El discurso pronunciado por Araceli Mangas, Humanización, democracia y estado de derecho en el ordenamiento internacional, puso el acento en los fuertes cambios registrados en el Derecho internacional en los últimos 25 años, con la introducción de nuevos valores, y las importantes tensiones que han surgido en su aplicación. Así, “el respeto a los derechos humanos ha originado una reinterpretación del concepto de amenaza a la paz susceptible de poner en marcha los poderes del Consejo de Seguridad, lo que ha originado fricciones, por ejemplo, en la tradicional regla de no intervención en los conflictos armados internos por parte de las organizaciones internacionales”, señaló.

En este sentido, Mangas enfatizó los importantes cambios registrados en el Derecho internacional en el último cuarto de siglo. “Sus nuevos objetivos giran en torno a valores que van más lejos del formal mantenimiento de la paz y seguridad colectiva y se adentran en la organización interna de los Estados y en las relaciones de éstos con la ciudadanía”, afirmó.

“Nunca el ser humano ha sido objeto de tanto interés y protección por el Derecho internacional (…) Es innegable que en términos comparativos históricamente la situación jurídica y material de los seres humanos ha cobrado una importancia y mejoría apreciable desconocida en siglos anteriores”, resaltó. Aunque, añadió: “El Derecho internacional de nuestros días es más un faro que guía y da esperanza a la Humanidad (el derecho deseable) que la fotografía de la realidad en toda su crudeza (el derecho vivido)”.

Desajustes en la aplicación del derecho internacional

Estos cambios en el Derecho internacional –resaltó la catedrática- han originado algunas distorsiones. “Por ejemplo, en la tradicional regla de no intervención en los conflictos armados internos por parte de las organizaciones internacionales a fin de no ponerse a favor de cualquiera de los bandos enfrentados, facilitando abusos o excesos de los Estados participantes en las operaciones armadas institucionales”.

Asimismo, “se observan desajustes con las normas de Derecho internacional humanitario que reservan al Estado en exclusiva el consentimiento para recibir asistencia humanitaria externa, si bien su rechazo requiere razones objetivas y el respeto al principio de humanidad. Los Estados no pueden ayudar a la fuerza o con la fuerza armada en función de sus intereses. Solo el Consejo de Seguridad está habilitado para apreciar las penalidades extremas como amenaza a la paz y seguridad internacionales”.

“Preocupa también el uso desmedido del Capítulo VII en el último cuarto de siglo, aun cumpliéndose la legalidad formal de Naciones Unidas. Este uso no ha estado franco de críticas sobre los motivos ocultos que han impulsado a algunos Estados miembros del Consejo de Seguridad para facilitar los usos de fuerza por violaciones de los derechos Humanos”, subrayó Mangas. 

Finalmente, la académica se refirió a la introducción de elementos como la democracia en el Derecho internacional. “Tras el fin de la escisión ideológica Este-Oeste se constató de forma universal que el principio de dignidad humana no era realizable sin dos condiciones esenciales: la democracia y el Estado de derecho. Se sumaban así dos nuevos valores y nuevas limitaciones a la soberanía de los Estados, constriñendo el tradicional poder discrecional de los Estados para organizar su sistema político y jurídico”, concluyó.

Por su parte, el académico Santiago Muñoz Machado, en su contestación al discurso, resaltó la brillantez del mismo y la relevancia de su temática. “Las intervenciones en Irak, en la antigua Yugoslavia, en Libia, las presiones internacionales sobre Siria, o los problemas que hoy mismo está planteando la crisis de Ucrania, tienen que ver con las garantías internacionales de los derechos fundamentales. Para el Derecho internacional no hay, probablemente, asunto más actual, importante y retador que el de la globalización de los derechos fundamentales y de sus garantías”, señaló.

Una reconocida trayectoria en el derecho internacional

Araceli Mangas, doctora en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, tiene una amplia y reconocida trayectoria en el campo del derecho internacional y comunitario. Es, desde hace más de 25 años, catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, actualmente en la Universidad Complutense de Madrid, y antes en la Universidad de Salamanca (1986 a 2011). En esta misma universidad, fue directora del Departamento de Derecho Público, así como del Centro de Documentación Europea.

Le fue concedida una cátedra Jean Monnet de Derecho Comunitario por la Comisión de las Comunidades Europeas, en 1991. Al año siguiente, Araceli Mangas fue elegida “Mujer Europea del Año 1992 en España”, a propuesta del Movimiento europeo, la Asociación de Periodistas Europeos y las Oficinas del Parlamento Europeo y de la Comisión Europea.

Mangas fue miembro del comité de siete personalidades (comité de sabios) para asesorar a la Comisión Europea en relación con la Conferencia Intergubernamental de 1996 para la reforma del Tratado de Maastricht. También fue representante de España (Facultades de Derecho) en el Comité de Formación de Magistrados y Profesiones Jurídicas de la UE y fue Miembro del Curatorium de la Academia de Derecho Europeo de Trier (Treveris, Alemania).

En España, Mangas es vocal de la Comisión Española de Derecho Internacional Humanitario. Por otra parte, entre 2007 y 2011, fue nombrada por el Ministerio de Educación, vocal y secretaria de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora.

Es miembro del Consejo Científico de diferentes instituciones, entre ellas, del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos; de los Cursos de Derecho Internacional de Vitoria-Gasteiz; del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad San Pablo-CEU de Madrid; y del Instituto de Derecho Público de la Universidad Juan Carlos I de Madrid.

De 1989 a 2007 ha sido codirectora de la Revista de Derecho Comunitario Europeo, editada por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de la Presidencia del Gobierno. También, desde 2003 es directora de la Revista General de Derecho Europeo. Asimismo, es miembro del Consejo Asesor de Gaceta Jurídica de la Unión Europea, de la revista Tiempos de Paz; miembro del Consejo Asesor de la Revista Española de Derecho Internacional, del Spanish Yearbook of International Law, de la Columbia Journal of European Law y de la Revista de Derecho de la Unión Europea.

Araceli Mangas ha mantenido una intensa actividad docente en países de América Latina. Es doctora Honoris Causa por la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina (2004), profesora honoraria de la Universidad de San Martín de Porres de Lima, Perú (2008) y profesora Invitada honoraria de la Universidad Externado de Colombia (1998).
Entre otros reconocimientos, recibió la Medalla de UNICEF, en 1996. Asimismo, fue miembro del Patronato de UNICEF-Comité Español (2005 a 2010).
Araceli Mangas es autora de varios libros y de más de un centenar de artículos en revistas especializadas de Derecho Internacional y Comunitario, así como en libros colectivos.

2011 Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.