Pleno de los martes

22-11-16

Gracia Guillén, Diego,

Don Quijote: ¿Locura o heroísmo?

 

RESUMEN DE LA PONENCIA

Revisando los primeros diccionarios de la lengua castellana, los de Nebrija y el de Covarrubias, es decir, los anteriores al nacimiento de la Psiquiatría como disciplina, cabe deducir dos importantes consecuencias: primera, que el término loco tuvo siempre en castellano el doble sentido de “estar loco” y de “hacer locuras” sin serlo; y segunda, que dentro de la locura patológica, se distinguían perfectamente dos tipos, la “locura perenal” o continua y la “locura atreguada” o intermitente. A este segundo tipo pertenece lo que Cervantes llama “loco entreverado” (II,18, 846), “loco cuerdo” (II,36,1017), “loco bizarro” (II,18,846) o “lodo discreto”, es decir, un loco “lleno de lúcidos intervalos”. Es el caso de don Quijote. En la Psiquiatría francesa del siglo XIX, a ese tipo de locura se le llamó “monomanía”, en la Psiquiatría alemana de la primera mitad del siglo XX, “paranoia”, y en la Psiquiatría norteamericana de su segunda mitad, “trastorno delirante”. Pero en tanto que “loco entreverado”, parece claro que el diagnóstico psiquiátrico no agota la personalidad de don Quijote. Como dice Cervantes en otro lugar, don Quijote es un “loco cuerdo” (II,36,1017).

Esto exige recurrir al segundo sentido del término locura, el propio de las acciones extravagantes, extrañas, inusitadas, portentosas o admirables. Aquí el loco se transmuta en “héroe”. No en vano lo que don Quijote busca es llevar a cabo hazañas que le inmortalicen y recuerden los tiempos venideros. Don Quijote quiere ser un héroe. No se trata del mero “deber ser” sino de lo que Ortega llama el “tener que ser”.  Tiene que salir por los campos de Montiel a desfacer entuertos y conseguir que la Edad de Hierro en que vive se transforme cuanto antes en la Edad de Oro, como les dice a los cabreros. Y cuando vuelve derrotado de Barcelona, renuncia a las armas, pero no a la Edad de Oro, que ahora identifica con la Arcadia feliz.

 Pero don Quijote no muere como héroe, ni como loco. En realidad, no muere. El que muere es Alonso Quijano, el del comienzo de la historia, y para diferenciar los dos personajes tiene que volverle de nuevo cuerdo. Don Quijote de la Mancha no muere. Y no muere porque Cervantes piensa que no puede morir. Don Quijote de la Mancha es un arquetipo humano, y de los más excelsos. ¿Cómo definir ese arquetipo? Lo hace Sancho, el Sancho que poco a poco se ha ido enamorando de su personalidad, en las páginas finales de la obra, polemizando con don Álvaro Tarfe, el fatuo personaje del Quijote de Avellaneda: “El verdadero don Quijote de la Mancha, el famoso, el valiente y el discreto, el enamorado, el desfacedor de agravios, el tutor de pupilos y huérfanos; el amparo de las viudas, el matador de las doncellas, el que tiene por única señora a la sin par Dulcinea del Toboso, es ese señor que está presente, que es mi amo.” (II,72,1318-9). Esto es lo que encarna la figura de don Quijote, no la de Alonso Quijano. Al final de la obra, Alonso Quijano tiene que morir, y morir además cuerdo, porque el loco, el héroe, no es él sino don Quijote de la Mancha. Este no muere, simplemente, porque no puede morir. Porque su figura es inmortal.

Subir

x

21/03/17

Fernando Suárez González

De la flexibilidad al deterioro

07/03/17

Agustín Muñoz-Grandes Galilea

Reflexiones sobre Numancia

14/02/17

Benigno Pendás García

El retorno de la geopolítica

24/01/17

Landelino Lavilla Alsina

El control parlamentario del Gobierno en funciones

17/01/17

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón

Las funciones interconstitucionales del Jefe del Estado parlamentario

13/12/16

Gregorio Robles Morchón

Sobre el concepto de Constitución

22/11/16

Diego Gracia Guillén

Don Quijote: ¿Locura o heroísmo?

08/11/16

Mariano Álvarez Gómez

La razón ante la historia

18/10/16

Andrés Ollero Tassara

Cabe aún hoy ser iusnaturalista

21/06/16

Jaime Terceiro Lomba

Desigualdad y economía clientelar

31/05/16

Alfonso López Quintás

Escalar, con Bach, las cimas de la belleza

19/04/16

Dalmacio Negro Pavón

Gobierno y Estado. Dos modos de pensamiento

Puede consultar ponencias anteriores a 2010 dentro del apartado Publicaciones Académicas de la Biblioteca: en el menú de búsqueda, seleccione Anales dentro del tipo de publicación y obtendrá un listado anual de las ponencias desde 1934 hasta 2009.

2011 Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.