05/11/13

Juan-Miguel Villar Mir, nuevo académico de número

Madrid, 5 de noviembre de 2013.- Juan-Miguel Villar Mir tomó posesión como académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ocupando la medalla 37. Villar Mir pronunció el discurso Del proteccionismo a la globalización. La economía y la empresa española en los últimos 25 años, un análisis de las profundas transformaciones económicas registradas en España en este período y de los retos pendientes, contestándole en nombre de la corporación Juan Velarde. El acto de ingreso, presidido por el presidente de la academia, Marcelino Oreja, contó con una nutrida asistencia del mundo académico, económico e institucional.

En primer lugar, Villar Mir glosó la figura de sus antecesores en la medalla 37, Rafael Termes Carrero (1918-2005) -“su mensaje, de que lo más importante es regenerar moralmente el entorno en que se desenvuelve el sistema económico, es de una permanente actualidad”-, y Andreu Mas-Colell, actualmente académico supernumerario tras asumir en 2011 el puesto de Consejero de economía de la Generalitat de Cataluña.

La economía y la empresa española

Villar Mir estructuró su discurso con un amplio análisis inicial de la evolución del mundo y su economía; para contemplar después las transformaciones de España, tanto en sus tendencias y magnitudes económicas, como en la actuación de sus empresas, con un especial análisis de los años 60, de la Transición y del periodo 1987-2012, así como del destacado papel de la Monarquía –“no es posible comprender la positiva evolución de nuestra economía sin aludir al protagonismo que corresponde al reinado de Don Juan Carlos I”-.

En su extenso análisis económico, el empresario y académico se refirió también a los últimos años marcados por la crisis actual. “En nuestro país coinciden y se suman tres crisis: la crisis financiera mundial, que surge en agosto de 2007, nuestra crisis inmobiliaria, por haber construido, año tras año y durante más de un lustro, un número de viviendas doble de las correspondientes a la demanda sostenible, y nuestra crisis, también intrínsecamente española, de pérdida de competitividad de la economía, con efectos acumulados por excesos salariales y de inflación desde que en 1999 entramos en el euro”, señaló. Asimismo, a las tres crisis citadas, añadió el estallido de la crisis de la deuda soberana europea en 2010. “Esta crisis ha puesto de manifiesto las dificultades que encierra el funcionamiento de una moneda única entre economías muy diferentes entre sí”.

La intervención prosiguió con los desafíos que hoy tiene planteados nuestra economía y se centró en las reformas estructurales pendientes, particularmente la Reforma de la Administración Pública, la Reforma Energética y la Reforma para la Unidad de Mercado. “No son las únicas que necesita España, pero sí las que de manera más directa inciden en la empresa, el empleo y el crecimiento económico. Sin olvidar otras, como la mejora del Sistema Educativo y de la Formación Profesional, en todos sus niveles, también imprescindibles”.

La transformación de la empresa

En cuanto a las empresas españolas, Villar Mir subrayó la fuerte evolución registrada en los últimos 25 años. “Pese a todas las limitaciones y carencias todavía existentes, la empresa española ha conseguido cambios muy significativos y positivos. A partir de la integración en Europa, la transformación operada en cuanto a la introducción de nuevas formas organizativas, más flexibles y más eficientes, ha sido extraordinaria”, afirmó. Sin embargo, entre los retos, destacó su menor tamaño. “Es una de las causas de su reducida orientación exportadora, su escasa internacionalización productiva y su limitada capacidad investigadora, tecnológica e innovadora”.

Finalmente, el académico en su estudio aborda el caso concreto de las empresas que conforman el Grupo Villar Mir  -“en el que la internacionalización y la innovación han sido factores clave para su desarrollo”-, para concluir con un apartado dedicado a la relevancia actual de los valores éticos. “La economía mundial y la economía española no sólo están atenazadas por una crisis económica y financiera, sino que también se están viendo arrastradas por una importante crisis de valores. Hemos de ser conscientes de la gravedad de la situación en la que nos encontramos y de la grave pérdida de valores morales con la que diariamente convivimos: la falta de honradez, la falta de integridad, la escasa cultura de esfuerzo y sacrificio, el egoísmo, la injusticia o la corrupción, son algunas de las principales carencias que arrastra nuestra sociedad”, concluyó el académico.

En su contestación, el vicepresidente de la academia, Juan Velarde, resaltó la excelencia del discurso y se refirió a la incorporación del nuevo académico. “Es evidente que nuestra Real Academia se enriquecerá, continuando la serie de importantes empresarios que fueron sus miembros, con la persona de Juan-Miguel Villar Mir. Y la primera muestra de esto la tenemos en el excelente discurso de recepción que acabamos de escuchar”, resaltó Velarde, que destacó las “aportaciones del mayor valor” de la intervención, en el terreno de la historia económica española, “pero también cuando se subraya el papel de la empresa y, evidentemente, cuando se muestra con nitidez qué es el Grupo empresarial Villar Mir”.

El acto concluyó con la ceremonia de entrega de la medalla 37 a Juan-Miguel Villar Mir como académico de número por parte del presidente de la corporación, Marcelino Oreja.

Villar Mir

Empresario y catedrático, Juan-Miguel Villar Mir es fundador y presidente del Grupo Villar Mir, con presencia en más de 30 países, en cinco continentes.
Es doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos -con el número uno de su promoción- y licenciado en Derecho. Ha estado siempre vinculado con la enseñanza universitaria y ha sido catedrático de Organización y Gestión de Empresas en la Universidad Politécnica de Madrid.

Asimismo, realizó el Curso Superior de Administración de Empresa de la Escuela de Organización Industrial de Madrid y la diplomatura en Economía del Economic Development Institute del Banco Mundial, en Washington. Es ex-presidente y colegiado de Honor del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y autor de numerosas publicaciones.

Fue vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos y ministro de Hacienda en el primer Gobierno de la Monarquía (1975-1976), con una actuación dirigida a contener la grave situación económica e impulsar reformas modernizadoras para homogeneizar con Europa el sistema fiscal español.

Antes de ser empresario, ha sido presidente del Consejo y primer ejecutivo, a lo largo de 22 años, de diversas empresas (Hidro-Nitro, Cementos del Cinca, Carbonífera del Sur, Altos Hornos de Vizcaya, Altos Hornos del Mediterráneo, Empresa Nacional de Celulosas, Electra de Viesgo y Puerto Sotogrande).

Su Majestad el Rey Don Juan Carlos le ha otorgado el título de Marqués de Villar Mir “por su destacada y dilatada trayectoria al servicio de España y de la Corona”, en 2011. Entre otras distinciones, recibió en 2010 las insignias de Caballero de la Legión de Honor, la condecoración de mayor rango que se concede en Francia, por su destacada labor para fortalecer los vínculos comerciales entre Francia y España.

2011 Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.